Cada árbol o arbusto adulto aporta 9 Kg de oxígeno al año y depura otros 6 de dióxido de carbono. Estos datos hacen ver lo importante y necesaria que es la reforestación en árboles tanto para los seres humanos como para los animales y organismos y por tanto para la vida en general.

La reforestación en árboles consiste en recuperar los árboles destruidos en la deforestación y es un proceso necesario en la naturaleza debido a la deforestación causada por el cambio climático, los incendios o tala indiscriminada. Ya que es el ser humano en sociedad el que ha causado tal deforestación, cada uno puede realizar la reforestación aportando así nuestro granito de arena, que puede consistir en plantar un árbol frutal u ornamental en un jardín o en el bosque.

Reforestar un área de árboles, por pequeña que sea es muy lento y deben tenerse en cuenta algunos factores y  elaborar un plan de reforestación:

-El clima. Se debe saber qué árboles se pueden sembrar en cada clima, ya que no todos aguantan el frío, las lluvias o el calor extremos.

-El terreno.No todos los árboles se pueden adaptar a cualquier terrero, debemos conocer muy bien el terreno

-Especie de los árboles. Cada especie de árbol tiene un límite con respecto a la altura sobre el nivel del mar para sobrevivir, por ello una reforestación ignorando este factor acabaría fracasando.

-Exposición solar. Se debe considerar la cantidad de luz que puede recibir el árbol que se va a reforestar para que sea la adecuada.

-Profundidad del suelo. Para la reforestación también se debe prestar atención al sistema radicular de cada especie de árbol, ya que no todos pueden crecer en suelos de igual profundidad.

Una vez tenemos claros estos conceptos se puede comenzar el ciclo o plan de reforestación de los árboles:

  1. Reconocimiento del área. Primero se estudia el suelo donde se va a realizar la reforestación de los árboles y por supuesto se decide los que se plantarán allí.
  2. Limpieza del área. Se limpia el área quitando las malezas, etc y se deja el terreno propicio para la plantación de los árboles.
  3. Plantación del árbol. Se planta la semilla del árbol que queremos reforestar y se riega.
  4. Realizar un seguimiento. La reforestación de árboles implica un trabajo continuado, es decir, se debe regar frecuentemente el árbol o árboles, controlar la luz y si es necesario transplantarlos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies